Las playas roqueteras incrementan las infraestructuras y servicios para personas con movilidad reducida

“Continuamos mejorando las instalaciones en las que ya fuimos pioneros, a pesar de no contar con ayuda de la administración regional”, declara el concejal de Playas Luis Miguel Carmona.

La teniente alcalde del Ayuntamiento de Roquetas de Mar, Eloísa Cabrera, y los concejales de Turismo y Playas, Luis Miguel Carmona, y de Participación Ciudadana y Voluntariado, Francisco Martínez, han visitado los distintos accesos accesibles de las playas roqueteras, que este verano han sido mejorados con la adquisición de nuevo material y la ampliación de los servicios.

“Conscientes de la importancia de nuestras playas, que son nuestro escaparate turístico, y de la necesidad de su adecuación a todo tipo de usuarios y bañistas, desde el Ayuntamiento realizamos un trabajo incansable para facilitar la accesibilidad total de las mismas para el uso y disfrute de todos y para que cualquiera que las visite se vaya satisfecho”, ha declarado la teniente alcalde, “con un objetivo marcado y la filosofía que nos guía en todas nuestras actuaciones que no es otra de que la playa sea para todos, un espacio integrador tanto en lo social como en lo cultural”.

Para ello, la Concejalía de Playas continúa eliminando barreras que permiten que los arenales roqueteros sean un referente en todo el litoral mediterráneo, como así lo atestigua las numerosas distinciones logradas y el reconocimiento de la propia FAAM. De hecho, Luis Miguel Carmona asistió la pasada semana a la presentación de la guía de playas accesibles de la federación, donde pudo detallar las novedades de este verano para el colectivo de usuarios con movilidad reducida.

“A lo largo del verano, son miles las personas que visitan nuestras zonas accesibles: sólo en la llamada ‘Zona Alfa’ fueron 6.000 el verano pasado, y en este espacio mantenemos un completo calendario de visitas organizadas por asociaciones locales, provinciales y de toda Andalucía para todos los días del presente verano”, ha revelado Luis Miguel Carmona, “a los que se suman los particulares y las personas mayores que se benefician de las instalaciones”.

El concejal explica que “atendiendo a esta demanda, este año se han incorporado nuevos pasillo de ancho especial en todas las playas urbanas, con una amplitud de 2.10 metros y marcadas por líneas azules que mejoran la visibilidad de las mismas”. En total, 500 metros lineales de nuevas pasarelas. “Además, hemos mejorado los seis accesos adaptados eliminando escalones o resaltos desde los aparcamientos reservados, el Paseo Marítimo, las zonas sombreadas, las duchas, los aseos o los puestos de salvamento”.

El Ayuntamiento ha adquirido asimismo cinco sillas anfibias que se suman a las existentes haciendo un total de 17, repartidas por las playas de Aguadulce y La Bajadilla, donde existe una mayor demanda. “También se han sustituido las lonas de las zonas sombreadas y las propias plataformas, así como se han comprado nuevos juegos de muletas, para las seis zonas entarimadas sombreadas existentes y las dos zonas sombreadas en el mar”, ha añadido.

A lo largo del litoral Roquetas cuenta con 10 aseos específicos para personas con movilidad reducida, así como seis duchas y una bolsa de más de 35 aparcamientos reservados, además de las 17 sillas anfibias, las muletas flotantes y los nuevos pasillos.

“Todo ello sin contar con ayuda de la administración competente, la Junta de Andalucía, a la que seguiremos reclamando que reactive las líneas de subvenciones para infraestructuras de playas, como hemos estado haciendo este año”, ha remarcado.

En cuanto a la atención, Luis Miguel Carmona ha señalado la presencia de 15 voluntarios de Protección Civil que incluyen personal especializado, “a los que no podemos más que agradecer año a año la importante labor que realizan”.

De hecho, la pasada semana comenzaba el programa de traslado y atención a los usuarios de asociaciones roqueteras en la Zona Alfa para el que la Concejalía de Voluntariado dispone de dos autocares que recogen a los usuarios en Roquetas y Aguadulce y los trasladan a la playa dos veces a la semana, donde son atendidos por tres voluntarios específicos. “Se trata de un programa que cumple este año su quinta edición y que permite disfrutar de la playa a muchos vecinos que de otra forma no podrían hacerlo”, ha afirmado por su parte el concejal Francisco Martínez.